Ahora ya hace unos años se acuñó el lema “Cataluña, país de festivales” que hacía hincapié en que, en Cataluña, contamos casi con tantos festivales de música como días tiene el año. Lo suscribo, subrayando las positivas repercusiones que estos eventos llevan aparejados, en dinamismo cultural, social y econòmic.

El Festival de Música de la Villa de Rialp forma parte de este modelo de éxito y no es una flor de verano: con esta ya son diecinueve las ediciones, en que se ha consolidado como una importante institución en el ecosistema musical catalán y, en particular, de los Pirineus.

És por ello que me complace de lo más saludar el Festival de Música de este año, resaltando la calidad y la variedad de la programación, que seguro satisfará la gente del Pallars Sobirà, y que, además, se convertirá en un incentivo de interés adicional para las personas que acuden a sus valles en el período estiuenc.

l es que, últimamente, el patrimonio natural y cultural de Lleida ha recibido tres reconocimientos más de la Unesco. Se trata de las construcciones tradicionales de piedra seca, el cielo nocturno de los diez municipios del Parque Nacional de Aigüestortes (certificado Starlight) y el geoparque de la Conca de Tremp-Montsec. Todas estas certificaciones, que se suman a otras como la de las fiestas del fuego del Pirineo, configuran un horizonte de belleza que nos emociona apelando a nuestra condición humana.

Per embargo, si como decía Shakespeare “La tierra tiene música para aquellos que escuchan”el Festival de música de la Villa de Rialp es una doble oportunidad para disfrutar!

 

Molt Hble. Sr. Joaquim Torra i Pla
President de la Generalitat de Catalunya